Home

jueves, 25 de agosto de 2011

Orientación al producto: Crear significado, dar relevancia al quehacer y a lo hecho

Queremos considerar en estas líneas el tema de ejecución de proyectos desde el punto de vista de “construcción del producto”, en busca de reflexionar en cuanto al impacto que nuestros productos tienen en los usuarios y en definitiva en lo social.

Orientarse al producto se traduce en la disposición de construirlo de manera tal que la calidad del mismo se vea potenciada desde su diseño inicial y desarrollo. La calidad, en este contexto, tiene que ver más con la presencia de valor, que con la ausencia de defectos.

La presencia de valor es la capacidad de un producto de crear significado en el usuario, y crear significado es la relevancia e importancia que el usuario le adjudique al uso de nuestro producto y la empatía que establezca con éste. El significado es además la diferenciación del producto dentro del contexto en el que se despliega y a la vez su integración, pudiendo llegar a ser único como respuesta a necesidades o requerimientos en un contexto social o temporal dado.

Cuando nos orientamos al producto, nos orientamos a su especificidad como objeto (lo hecho) y el camino (método) que recorremos en su hacer (quehacer).

En este camino a recorrer, algunas prescripciones del campo del diseño industrial, que bien nos sirven en el desarrollo de nuestros productos, en cuanto a cómo tener esta disposición:

  • Preguntarse por el problema al que dará respuesta nuestra solución
  • Pensar en el producto como un objeto-cosa que va a ser utilizado por alguien en un contexto dado
  • Tener claras en todo momento las premisas iniciales que dan origen al producto y las necesidades o requerimientos a las que éste dará respuesta
  • Tener en cuenta las otras disciplinas o áreas que participan en el diseño y construcción del producto, y cómo nuestro trabajo se engrana con éstas
  • Hacer un recorrido de análisis y diseño en forma descendente del todo a las partes (etapa inicial de diseño) y de forma ascendente de las partes al todo (etapas posteriores)
  • Responder a las siguientes preguntas en cada fase de construcción del producto (prescripciones de diseño):
  • Qué
Esencia y atributos
Mensaje que transmite el producto, funcionalidad, expectativa de uso, requerimientos del negocio o situación social
  • A quién
Usuario al que va dirigido, perfil, contexto social
  • Cómo
Configuración formal, materiales, recursos, tecnologías, metodologías
  • Cuándo
Momento de uso, tiempo que dura la interacción del usuario con el objeto
  • Dónde
Ubicación de nuestro producto, lugar en el que se despliega, soporte tecnológico
  • Lograr estándares de diseño y construcción, y mantenerlos a lo largo de la ejecución
  • Orientarse a la calidad: buscar aportes de valor en el producto y evitar defectos
  • Considerar: ¿qué es un aporte de valor?
  1. Crear significado, abrir posibilidades interpretativas
  2. Una nueva funcionalidad, un nuevo mensaje
  3. Modificar las relaciones de uso de un objeto y su usuario
  4. Modificar prácticas sociales ya establecidas, cambio de modelos
  5. Disminuir tiempo de respuesta en tareas
  6. Potenciar nuestras capacidades humanas
Autor de la nota: Hibert Castillo
@hibertc