Home

martes, 1 de marzo de 2011

¡Abajo el organigrama, arriba la organización en red!

El pasado miércoles 23 de febrero, el Diario El Mundo Economía y Negocio, divulgó el artículo “¡Abajo el organigrama, arriba la organización en red!”, escrito por Angelo Burgazzi, fundador y director de Accede - Espacio de Emprendimiento y de la organización DBAccess. Recordamos que Angelo estará escribiendo su columna en este medio mensualmente, la cual saldrá publicada el último miércoles de cada mes.

Dicha publicación, también fue posteada el lunes 28 de febrero en el portal web Informe21.com.

La Red DBAccess, comparte este interesante artículo con todos ustedes, esperando recibir comentarios acerca de este tema, que tanto caracteriza a los colaboradores de nuestra Red.

“¡Abajo el organigrama, arriba la organización en red!”

Comentamos en nuestra entrega anterior, que la era del conocimiento plantea un nuevo contexto social y económico; nos enfrenta a nuevas situaciones, que debemos afrontar con nuevas soluciones. Veamos ahora cómo esto afecta las empresas, las organizaciones y el lugar de trabajo, sitio en el que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo.

Hace más de un siglo, el vertiginoso crecimiento de la era industrial provocó la necesidad de organizar gran cantidad de personas. En pocas décadas surgieron muchas organizaciones, las fábricas, con numerosos individuos, los obreros. Había necesidad de ordenar u organizar a dichas personas, sus actividades y trabajo, y para hacerlo, buscamos los modelos que conocíamos y funcionaban en otros contextos: la iglesia y el ejército, instituciones milenarias que han logrado mantenerse en el tiempo, que usan la jerarquía estática como piedra angular de su organización.

Así comenzamos a propagar el modelo de organización jerárquica en todas las empresas. El modelo organizacional predominante de la era industrial fue el organigrama jerárquico, y luego su variante, el organigrama matricial.

Un asunto que está tan presente entre nosotros, que dejamos de verlo, se tornó en parte del paisaje. Lo asumimos como un hecho, como parte integral de lo que “es” una empresa.

A la luz de la era del conocimiento, es hora de que le demos una revisadita a este modelo, ¿no creen?

Ya de entrada, como primer paso, nos queda fácil desmontar la “jerarquía” como principal elemento de organización. La jerarquía estática, unidimensional, intenta imponer un “superior” y por lo tanto un “inferior”. En la era del conocimiento, en un mundo dinámico y multidimensional, con enormes opciones de especialización, con comunicaciones globales, equipos multidisciplinarios, etcétera, al “jefe” se le hace cada día más difícil “saber” más que sus subalternos en todos los contextos.

En los equipos multidisciplinarios de alto desempeño, se hace obvio que hay nuevas maneras de relacionarnos, más efectivas, que trascienden la jerarquía estática.

Pero más aún, usar el organigrama -de cualquier tipo- como piedra angular para modelar una organización, impone enormes limitaciones. Es como usar una foto para describir una película. Una foto en blanco y negro, además.

Una organización es mucho más compleja de lo que su organigrama nos sugiere. Este intenta describir las relaciones entre los miembros de la organización, sus posiciones relativas. Al hacerlo sólo parcialmente, induce la creación de relaciones y prácticas de sombra. Dilbert sabe mucho de esto.

Entendemos la organización como el conjunto de todas las relaciones entre las personas que la constituyen, con sus roles, sus funciones, sus prácticas, sus conversaciones, con un propósito concertado. El todo es más que la suma de sus partes. Debemos usar propuestas más poderosas para modelarla.

Los “modelos” son importantes. No sólo nos permiten “describir” la realidad como la vemos, son también las herramientas comunicacionales que usamos para replicar y propagar nuestros diseños.

Dejemos de usar el organigrama jerárquico como modelo de nuestras organizaciones, y en la producción de las nuevas empresas. ¡Hay que cambiar la piedra angular de las organizaciones!

Autosustentabilidad e interdependencia

Proponemos el modelo de organización en red, flexible, dinámico, distribuido, colaborativo, auto-configurable, inspirado en la organización de Internet, como la base para el diseño de las organizaciones de la era del conocimiento.

Para ejemplificar, desde Accede compartimos el siguiente manifiesto, en el cual nos declaramos como:
“…Una organización en red, autosustentable y de nodos interdependientes. Sembramos confianza para cosechar confianza, valoramos el poder que la transparencia da a cada propósito. Creemos en las personas y equipos que incorporan prácticas de calidad de clase mundial porque viven inspirados por objetivos en los que funden coherentemente sus propósitos personales con los deseos colectivos. Conscientes de nuestro entorno modificamos y creamos nuevas prácticas, propagándolas con el ejemplo de manera ágil y consistente, para ser cada día una mejor versión de nosotros mismos. …Creemos en el poder de la inteligencia colectiva, producimos y compartimos conocimientos con el placer de comunicar ideas en 360°. Ciudadanos globales de mente abierta, potenciamos nuestros relacionamientos con los habilitadores del mundo digital, valorando cada persona, cada marca, cada producto. Atraemos y promovemos el encuentro de intereses de largo plazo, atendiendo las necesidades de negocio de organizaciones, emprendimientos y emprendedores, con un enfoque de colaboración orientado al logro. …Y en ese crisol de talento, liderazgo inspirador y voluntad, hacemos que las cosas sucedan, que surja la innovación como nuestro aporte responsable en la co-construcción de un mundo mejor”.

Twitter: @burgazzi
E-mail: angelo@accede.net

Enlace relacionado:

No hay comentarios: