Home

domingo, 2 de septiembre de 2007

Giuseppe Pellegrino: "Soy un aficionado a la música"

Además de ser pasante en DBAcces para el proyecto Numia, y estar a punto de graduarse de ingeniero informático en la USB, Giuseppe Pellegrino administra su tiempo de tal manera que le resta un poco de éste para una afición que cultiva desde niño: la música. En la siguiente entrevista, Giuseppe nos habla de su gusto por las notas clásicas de Bach, y cómo los combina con los códigos de programación. Giuseppe forma parte de nuestra gente DBAccess.

¿Cuándo empezó tu afición por la música?

GP:
Mi afición por la música comenzó cuando ingresé al colegio a la edad de 5 años. Mi colegio, el Emil Friedman, me dio la posibilidad de aprender varios instrumentos durante mi etapa escolar, entre los cuales te menciono el violín, viola, cuatro y flauta dulce. Al finalizar mi etapa de bachillerato y entrar a estudiar Ingeniería de la Computación en la USB, se estaba formando una agrupación que hoy en día se conoce como Orquesta de Cámara de la USB, en la cual pude continuar con la practica de la viola.

¿Que instrumento te gusta más interpretar?
GP:
Actualmente interpreto la viola. Tengo ya 8 años desde que comencé con este instrumento, pero anteriormente practiqué alrededor de unos 9 años el violín. Decidí cambiarme a ese instrumento, ya que me adapté mejor a sus dimensiones, un poco más grandes que las del violín, además de que me gustó bastante cuando comencé a practicarlo.

¿En que agrupaciones has participado?
GP:
En el colegio Emil Friedman he pasado por todo el sistema de orquestas que son aproximadamente 6, de las cuales la última es conocida como Arcos Juveniles de Caracas. Actualmente soy miembro de la Orquesta de Cámara de la Universidad Simón Bolívar desde el año 2002.

¿En qué escenarios te has presentado?
GP:
Durante mi etapa escolar los conciertos generalmente se hacían en el auditorio Emil Friedman. También he participado en varios conciertos en el complejo cultural Teresa Carreño, y estuve de gira por el estado Anzoátegui, donde nos presentamos en el Hotel Mare Mares. Asimismo he estado en el complejo de auditorios de la Universidad Simón Bolívar, y la Casa del Profesor USB.

¿Qué tipo de música disfrutas más?
GP:
Me gusta mucho la música sinfónica y la música barroca. La música sinfónica es muy gustosa por su majestuosidad, ya que involucra una amplia gama de instrumentos como instrumentos de cuerda, vientos, maderas, percusión, etc. La música barroca es a mi parecer una música muy elegante, y de la cual destaco principalmente a los autores Bach y Vivaldi. También he disfrutado mucho tocando selecciones del oratorio el Mesías de Haendel. La música venezolana también es muy especial, como la de los autores Juan Bautista Plaza y Aldemaro Romero.

¿Cuál es la pieza que más te gusta interpretar?
GP:
Entre las piezas sinfónicas que he tenido la suerte de interpretar y que me han gustado están la sinfonía número 5 de Bethoven, y la Marcha Eslava de Tchaikovsky. También he disfrutado mucho de la serenata para cuerdas de Tchaikovsky. De Bach tenemos los conciertos para Brandenburgo número 3,5 y 6, y finalmente El Mesías de Haendel que se toca en épocas decembrinas.

¿Cómo logras el balance entre tu afición por la música y tu carrera profesional?
GP:
La música para mi es una herramienta que me permite drenar un poco las tensiones que generan las actividades cotidianas.

¿Si tuvieras que elegir con cuál te quedarías?
GP: No prodría elegir, porque no soy músico de profesión. La música es un arte del cual disfruto muchísimo en los ratos que puedo practicar con mis compañeros y al momento de dar los conciertos. Sólo soy un aficionado a la música.

¿Qué lecciones has aprovechado de tu formación musical en tu formación profesional?
GP:
Aparte de la responsabilidad que te da el cumplir ante una agrupación cuando asumes el reto de formar parte de ella, está el hecho de aprender de la vida de algunos autores como Mozart, Vivaldi, Tchaikovsky, Haendel, etc. y ejercitar la creatividad e imaginación al momento de interpretar. Son cosas que de alguna forma están implícitas en los conocimientos y experiencias de vida que tengo y que seguramente influyen en mí al momento de ponerme a ejecutar alguna actividad.